Descripción del proyecto

Las heridas del viento – Estreno en cines en Enero 2018

lasheridas_cine_Ficha

Alquiler película en:

Guión y Dirección: Juan Carlos Rubio

Reparto: Kiti Mánver y Dani Muriel

Productor ejecutivo: Bernabé Rico
Director de fotografía: Roberto Fernández
Montaje: Nacho Ruiz Capillas
Sonido directo: Daniel de Zayas
Montaje de sonido y mezclas: Fede Pájaro
Director de arte: Curt Allen Wilmer
Maquillaje: Paty López
Vestuario: María Luisa Engel
Director de producción: Daniel de Vicente
Distribuye:Versión Digital

Premio ASECAN  al Mejor Director Novel 2017

Premio de Canal Sur Radio y Televisión al Mejor Cineasta de Andalucía.
Premio Mejor interpretación a Kiti Mánver en el Festival de cine Lesgaicinemad.
6 nominaciones de la Asociación de escritores y escritoras de Andalucía (ASECAN):
Mejor película, Mejor actriz, Mejor diseño de producción, Mejor sonido, Mejor dirección novel y Mejor guión.

Sinopsis: La muerte de su padre obliga a David a hacerse cargo de su legado. Entre sus pertenencias encuentra algo inesperado: cartas de amor de otro hombre. Desconcertado por el descubrimiento, decide visitar al supuesto amante de su progenitor descubrir la verdad.

CRÍTICAS

Cinentérate Cantabria (21/1/2018) Crítica: «Las heridas del viento», por Paco España

 Esta película es una pieza de teatro filmado, con dos personajes y fotografiada en un elegante blanco y negro. Con esta primera descripción de la película, algún lector habrá desistido de seguir leyendo, por no hablar de acudir al cine a su visionado. Pero otros, acordándose de títulos como Un Dios salvaje, La Venus de las pieles o La muerte y la doncella, de Roman Polanski; Doce hombres sin piedad, de Sidney Lumet y Gustavo Pérez Puig en su versión para Estudio 1; La soga, de Alfred Hitchcock; o, recientemente en España, El rey tuerto, de Marc Crehuet, y 7 años, de Roger Gual… quizás sientan curiosidad e interés por conocer esta nueva propuesta.

El País (19/1/2018) «Las heridas del viento», Las caricias que nunca me hiciste

… Película en blanco y negro, con dos roles únicos, y sin enmascarar en momento alguno su origen teatral, Las heridas del viento, con rupturas de la cuarta pared y toma de conciencia de los personajes, dirigiéndose al objetivo de la cámara, está dotada de un lenguaje evidentemente escénico, compuesto, poco cotidiano, retórico. ¿Y qué? El texto tiene calidad y sus conflictos también: la cara oculta del ser humano, el aparente caparazón con el que se defiende, los modos de vivir la sexualidad y el amor, el deseo y la desesperación, el poder del legado de padres a hijos, el desconocimiento de un ser cercano, la (in)comprensión a la hora de la muerte. Y, en fin, la reflexión sobre la figura de un padre que, en el fondo, acaba siendo la reflexión sobre uno mismo…

cinefilia (13/11/2017) LAS HERIDAS DEL VIENTO, Kiti Mánver, broche de oro en el Lesgaicinemad

Si Carmen Maura bordó un personaje transexual en La ley del deseo o José Luis López Vázquez se vistió con tino de mujer en Mi querida señorita, Kiti Mánver se convierte en un hombre en esta adaptación teatral al cine, realizada por el propio autor y director de escena, Juan Carlos Rubio…
…Una estilizada adaptación que juega con la teatralidad sin esconderla, rodada en blanco y negro en el propio teatro donde se estrenó en Madrid, el Lara, con una utilización dramática de los espacios impecable. Arropada por una banda sonora poblada de canciones de la cantante italiana Mina, el texto está cargado de cinismo y sarcasmo, de verdades dichas desde esa posición, fuera del éxito o el dinero, que te da la edad…

cine-invisible (8/11/2017) LAS HERIDAS DEL VIENTO, ESPAÑA 2017

…Lo que quizás algunos puedan reprochar a la película, su aspecto teatral, creo que en realidad es su mejor baza estilística. Una profunda y marcada fotografía en blanco y negro, una casa, entre mansión y cabaret, y directamente, un escenario real afirman lo que su autor proclama entre líneas, la vida es puro teatro. Muy próxima de las grandes tragicomedias del sueco Ingmar Bergman, que se movía con tanta agilidad entre la escena y la película, Juan Carlos Rubio, aprovecha los recursos dramáticos para acentuar un potente texto (primeros planos que captan el mínimo detalle gestual), repleto de perlas que piden a gritos parar la imagen para tomar nota: “no me gustan las cosas previsibles, por eso no me gusta la vida. Sé cómo acaba”…