Project Description

LA MONJA ALFÉREZ – Estreno el 3 de octubre de 2014 en el Teatro Echegaray de Málaga

Director: Juan Carlos Rubio
Autor: Domingo Miras

Reparto (por orden alfabético):
Manu Báñez, Ramón Barea,
Carmen Conesa, Nuria González,
Mar del Hoyo, Kike Inchausti,
Fernando Jiménez, Cristina Marcos,
José Luis Martínez, Daniel Muriel,
Toño Pantaleón, Martiño Rivas,
Ángel Ruiz

Escenografía: Eduardo Moreno
Iluminación: José manuel Guerra
Diseño de sonido: Sandra Vicente
Vestuario: Pedro Moreno
Música: Miguel Linares

Producción: Centro Dramático Nacional

DOSSIER

Sinopsis: La vigencia del personaje de “La Monja Alférez” es innegable puesto que nos hace reflexionar sobre cuestiones de sexualidad y género que siguen teniendo hoy en día una función cultural importante. La Catalina de Miras se identifica con los hombres y también con una serie de valores que a partir del siglo XVIII han sido considerados como masculinos (valor, fuerza, violencia, rígidos códigos del honor). Al actuar como hombre, Catalina no se rebela abiertamente contra las estructuras sociales, políticas o religiosas de la época, ni denuncia las injusticias de un sistema social que trata a las mujeres como inferiores. Es más, usa «su monstruosidad» como estrategia para subir en la escala social y para conseguir prebendas, que de otra forma le hubiera resultado difícil alcanzar.

Críticas ‘La monja alférez

Elimparcial.es (26/05/2013) ‘La monja alférez de Domingo Miras: el rescate de un mito

 Uno de los grandes aciertos del montaje de Juan Carlos Rubio consiste en expresar esa confrontación de principios antagónicos haciendo que la protagonista no sea interpretada solo por una actriz sino que sea encarnada por diversas actrices y actores, lo que subraya la índole transgresora de su existencia…

hoyenlacity.com (19/05/2013) ‘La monja alférez’: ¿Catalina de Erauso o Don Alonso? ¿Don Alonso o Catalina?

 Es fascinante ver cómo se suceden los cambios de trajes y escenas. Entra y sale Catalina. Lucha de espadas. Movimiento, agitación, rebeldía. Esto y mucho más se sucede a un ritmo trepidante en casi dos horas de increíble energía que traslada al espectador a la época de la capa y la espada, con honores y honras incluidos. Gracias, Juan Carlos Rubio por esa dirección espléndida. Construyes una metáfora del ser hombre ser mujer con calidad y lucidez. Ahí va eso…

scherzo.es (07/05/2013) La Monja Alférez en el María Guerrero

… El Centro Dramático Nacional da cuartel este año a muchos autores españoles vivos, para gran contento de los que aman las letras y los teatros de su tierra, y cierto nerviosismo de los que a menudo consiguieron que el erario público asumiera el gasto de sus preferencias comerciales de extranjera resonancia. Comerciales, hay que repetirlo. Son varios los espectáculos que han desfilado por el CDN esta temporada. Kafka enamorado, de Luis Araújo, era una joyita (magníficos Beatriz Argüello y Jesús Noguero bajo la dirección de Josep Pascual, en la pequeña Sala Princesa del María Guerrero). La dramaturgia de aquel amor tenía un sabor musical que acaso un compositor pudiera desentrañar de entre la prosa postal.
Todavía puede verse un espectáculo hermoso que es parte ballet y parte ópera, pero que es teatro dramático, claro está…

eldigitaldemadrid.es (06/05/2013) La Monja Alférez

Juan Carlos Rubio consigue, a mi entender, sacar el máximo partido a una pieza, que pese a lo mencionado, no puede ocultar su carácter originario de relato legendario de aventuras, extrayendo la teatralidad de allí dónde se encuentra y llevándola con el concurso de los actores a su máximo punto de ebullición, como en la donjuanesca escena de la taberna del Cuzco, en la que don Alonso (Ángel Ruiz) relata sus peripecias con la justicia y la pendencia que se origina con “El Cid” (Cristina Marcos), o en la que socorre a María (Mar del Hoyo) librándola de las iras de su marido afrentado…

unabutacaconvistas.blogspot.com (03/05/2013) La Monja Alférez

La labor de Juan Carlos Rubio, uno de nuestros más destacados dramaturgos y directores de hoy, no era fácil. Sin embargo, ha conseguido crear un espectáculo ágil y atractivo, lleno de movimiento. Rubio convierte el escenario en una pista de circo -a Catalina de Erauso le dolía ser considerada una mona de feria- y en ella presenta las escenas, algunas de ellas, como la de la pelea en la taberna, vibrante y muy bien resuelta. Hay alguna decisión poco comprensible, como darle un toque casi caricaturesco al personaje del obispo Carvajal y su ayudante Arteaga, pero el resto de la función está llena de detalles que demuestran la inteligencia y el talento de Rubio en una tarea nada sencilla…

periodistadigital.com (03/05/2013) Monja y alferez, pero no se asusten por el título

Sobre un relato y unos diálogos que maravillan los oídos y sobre una dramaturgia a la antigua, nos parece que el director Juan Carlos Rubio ha hecho un trabajo de premio sin contentarse con una puesta en escena baratita y resultona como viene siendo tan frecuente.

Un primer acierto sería que para dinamizar la trama los ocho actores y actrices presentes se turnan en representan distintos episodios de las andanzas de nuestra Catalina convertida en aguerrido mancebo…

elpais.com (01/05/2013) El disputado sexo de la monja alférez

Si no tuviéramos tan flacas la memoria y la conciencia nacional, la historia de Catalina de Erauso sería tan célebre aquí como la de Peer Gynt entre los noruegos o la de Macunaíma en Brasil, por mencionar otros dos personajes de vida exagerada, con el aliciente de que la existencia de la novicia vasca transexual está sobradamente documentada, mientras que el héroe ibseniano es ficción pura y el de Mario de Andrade un mito de tribus amazónicas…