Descripción del proyecto

ANFITRIÓN– Estreno el 29 de Julio de 2020 en el Festival internacional de teatro clásico de Mérida

Reparto:
Pepón Nieto, Toni Acosta, Fele Martínez,
Paco Tous, Daniel Muriel y María Ordóñez

Ayudante de dirección: María Jesús Martínez
Movimiento escénico: Chevi Muraday
Diseño de iluminación: José Manuel Guerra
Diseño de vestuario: Paola Torres
Ayudante de vestuario: Rubén Martín
Diseño de escenografía: Curt Allen Wilmer (aapee), Leticia Gañán y Emilio Valenzuela
Música original: Julio Awad
Jefe de producción: Pablo Garrido
Jefe técnico: David Pérez Arnedo
Ayudante de producción: Elena Llorente
Gerente regidor: Luco Sánchez
Técnico de iluminación: Nuria Ramírez
Técnico de sonido: Sergio Sánchez Bou / Héctor Martínez
Maquinista: Álvaro Villahoz

Dirección y adaptación: Juan Carlos Rubio

Agradecimientos: Calzados Pitillos

Una producción del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida y Mixtolobo

DOSSIER

PROGRAMA MANO MÉRIDA

Sinopsis: Un robo, señoras y señores. Eso fue lo que cometió Molière con Anfitrión, el divertido texto original del autor latino Plauto. Y dueño ya de ese suculento botín lo transformó a su antojo gracias al enorme talento que poseía.
Ahora mi querido Pepón Nieto me ha ofrecido ser cómplice en un nuevo hurto y darle forma a la dramaturgia y dirección de este renovado Anfitrión, tomando como base el texto del dramaturgo francés. Y, amparándome en la célebre frase de “quien roba a un ladrón tiene cien años de perdón”, no me han dolido prendas en hacer lo que intuyo que Molière hubiera hecho de haber vivido en nuestros días. Por un lado, adaptarse a la realidad y reescribir el papel de las mujeres, convirtiéndolas no en simples peones en el varonil tablero de juego sino en verdaderos motores codo con codo con los personajes masculinos. Por otro, profundizar en el juego de la duplicidad y la imagen.
¿Qué son las redes sociales, tan en boga, más que un desesperado intento por observarnos desde fuera, darle forma a nuestro propio ser y mostrarnos (con filtros) al mundo y, por extensión, a nosotros mismos? ¿Necesitamos vernos para creernos? ¿Somos víctimas de nuestra propia imagen y semejanza? Anfitrión es una historia de seres clonados que viven la asombrosa paradoja de verse de piel hacia fuera, una mezcla de lo divino y lo humano, las pasiones y los odios, las infidelidades y los deseos, las risas y algún que otro sentimiento con el sano propósito de entretener. Para poder construir el universo que permite a un texto pasar del papel a las tablas, hemos contado con un equipo de lujo que ha ido aportando, paso a paso, idea a idea, incluso pelea a pelea, todo lo necesario para poder levantar el telón esta noche. Y ahora, pasen y vean, el mayor espectáculo del mundo está a punto de comenzar. Claro que, quizá, en la pista, se encuentren a sí mismos, ¿están preparados? Y, por cierto, si ven a Molière sentado por ahí, díganle que no se olvide de apagar el teléfono móvil.

Fotografías de DIEGO J CASILLAS TORRES

Críticas ‘Anfitrión

Masescena (2/8/2020) «Anfitrión» se mete al público de Mérida en el bolsillo y arranca las primeras carcajadas del Festival

La música, constante en todo momento en la escena, cobra un importante protagonismo bien avanzada la trama, cuando María Ordóñez, al más puro estilo de un musical neoyorkino, interpreta un tema. Nos es la única. El elenco también hace lo propio, apoyado con un juego de cañones de luz. A excepción de María Ordóñez, el elenco cubre el expediente del Bel Canto. Todo esto, orquestado y compuesto por Julio Awad, habitual en el equipo de Juan Carlos Rubio, y responsable de numerosos musicales de éxito en la Gran Vía madrileña. Otro habitual en el equipo de Rubio es Chevi Muraday, quien compone un movimiento escénico de sobresaliente. La original escenografía corresponde, también, a otro asiduo del equipo, Curt Allen Wilmer, acompañado en esta ocasión, por Leticia Gañan y Emilio Valenzuela. El equipo artístico lo completan Paola Torres, en el diseño de vestuario, y José Manuel Guerra, que firma un diseño de luces más que a la altura de la producción.

Anfitrión ha sido una de las ansiadas y esperadas propuestas en el certamen emeritense, sobre todo por su elenco, así como por su equipo artístico. Y créanme, no ha defraudado, frente a un público deseoso de comedia y de carcajadas, que aunque no eran constantes, sí que permitió al público mantenerlo con una sonrisa dibujada en sus caras.

 

Hoy Extremadura (31/7/2020) ‘Anfitrión’ o el milagro de una comedia que consigue hacer reír

Brillante montaje ideado por Juan Carlos Rubio, en el que los actores y la composición musical logran sellar un resultado sobresaliente.

‘Anfitrión’ supera la prueba del algodón. Entretiene, es dinámica, elaborada, tiene una magnífica dirección y un trabajo actoral excelente. Es una comedia que, ¡milagro¡, lo es porque efectivamente hace reír. La segunda obra del Festival de Mérida es uno de esos montajes recomendables en el que la palabra y la música se unen atinadamente. Objetivo cumplido para quien pensó en esta obra y en esta versión y para el espectador que todavía tenga dudas de presenciar una obra de teatro en tiempos de pandemia…

Los creadores de ‘Anfitrión’, la segunda obra de la singular edición de este año, pueden estar tranquilos. Los espectadores, afortunadamente también.

Merece la pena pagarse una entrada, estar una hora y cuarenta y cinco minutos con una mascarilla y guardando la mayor distancia de seguridad (en la medida de lo posible) para ver un montaje bien armado que hace reír con naturalidad, que tiene un grupo de seis actores que saben lo que hacen y cuya dramaturgia está perfectamente estructurada. Además, nace con un anticipo de rara humildad por uno de sus protagonistas, algo que para alguno puede entenderse como rebajar expectativas…

elmundo (30/7/2020) ‘Anfitrión’: dos horas felices en el Festival de Mérida

Este país necesita, más que nunca, una sonrisa. Al menos durante casi dos horas, tiempo que transcurre en un suspiro en el segundo estreno de este singular Festival de Mérida tan atípico este verano. Tras la tragedia de Antígona la semana pasada, era casi imprescindible en estos tiempos de zozobra que la versión actualizada de una comedia tan clásica como la de Anfitrión de Molière devolviera la mejor de las sonrisas al espectador, aunque fuera debajo de las mascarillas y con las medidas de distanciamiento. Y la obra lo consigue con grandes dosis de eficacia en el debut en Mérida del director Juan Carlos Rubio, autor de una versión que triunfa, sobre todo, por la soberbia actuación de los seis espléndidos actores, a cada cual mejor. Pepón Nieto, Toni Acosta, Fele Martínez, Pepe Tous, Daniel Muriel y María Ordóñez están tan brillantes, comparten tanta energía y se complementan tan bien, sin pisarse ninguno a otro, que forman un elenco realmente de lujo.

elcultural (29/7/2020) Brotes verdes en el Teatro Romano

Anfitrión (del 29 de julio al 2 de agosto) mezcla con sutileza lo divino y lo humano, las pasiones y los odios, las risas y el entretenimiento. “Actualiza” a Plauto a través de seres desdoblados que se ven a sí mismos desde la distancia. El autor parece preguntarse si es necesario “vernos para creernos” y si finalmente somos víctimas de nuestra propia imagen. “Mira Instagram y me dices si no padecemos todo eso –precisa el director de Tres y El príncipe de Maquiavelo– . Vivimos un momento en el que las miradas se han multiplicado y expuesto como nunca antes en la historia. No me pronuncio sobre si esto es bueno o malo. Solo constato que es un hecho irrefutable e imparable”.